Lo que se encuentra detrás del Prestige


Después de que el Prestige azotara gran parte de la costa gallega, personas voluntarias que fueron llegando desde cientos de puntos de España salieron a la playa sin pensarlo para intentar evitar la llegada de esa temible marea negra, al final llegó pero la intención fue extraordinaria.

Esa gente saltó a la playa sin pensárselo 2 veces, sin pensar en lo que podía pasar, poniéndose a la exposición total del fuel, un chapapote que podía tener una repercusión grave para su salud, pero sin embargo, ahí estaban, trabajando durante horas y días. La cifra asusta, más de 300.000 personas ayudaron en las tareas de limpieza y cuidado de la costa, toda ayuda era necesaria.

Los medios dejaban ver las imágenes tan impactantes de los pescadores intentando sacar con sus manos chapapote para poder limpiar el mar, después de unas semanas, estas imágenes eran habituales, el gobierno no quiso advertir de la gravedad a la que se exponían al hacer esto, fue Greenpeace los únicos que tuvieron 2 dedos de frente y los que recomendaron usar protección antes de meterse en las playas para ayudar.

Se avisó tarde de esa composición tóxica del fuel, se pensaba que ese chapapote era peligroso pero no tanto, sin embargo la falta de información fue el causante de que miles de personas se vieran afectadas. En los primeros meses más de 5.000 personas tuvieron que ser atendidas, desde mareos, náuseas hasta dolores de cabeza insoportables.

Entradas relacionadas:

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *